Taller de go para niños

capítulo 1

Durante el inicio de 1996 se me ocurrió, tras haber leído artículos y reportajes en internet y en alguna revista de GO, que podría ser interesante llevar a cabo una actividad de enseñanza del GO a niños en Sabadell, la ciudad donde vivo.

Al inicio del curso, en septiembre, concerté una entrevista con la responsable de la asociación de padres de la escuela de primaria Sant Gregori de Sabadell. Convenimos que los viernes después de clase, de 5 a 6, se llevaría a cabo este taller de GO.

Hay que admitir que al principio las cosas no iban demasiado bien. Al ser el viernes el último día de la semana, y al disponer esa escuela de múltiples actividades extraescolares, tales como fútbol, básket, ajedrez, … la asistencia inicial fue de unos 3 a 5 niños por sesión, tal vez llevados allí un poco forzados por la dicha responsable de la asociación de padres.

Con David, el otro monitor de la actividad estuvimos así hasta enero. Algún día se apuntaba algún otro niño, y algún otro dejaba de venir. Más de una vez nos planteamos dejarlo. Si no lo hicimos fue posiblemente por las ganas y el entusiasmo que le echaban los niños, especialmente durante los torneos. Especialmente fue la moral de David, que venía desde la universidad de Bellaterra hasta Sabadell para dar las clases lo que las mantuvo. Algún día, los niños y niñas que competían al ajedrez se quedaban, sin que lo supiera su entrenador, que al parecer les comentaba que ‘ese’ juego no valía nada.

Pero un día, tres hermanos nos vieron jugar, y preguntaron qué hacíamos. Enseguida aprendieron a jugar, les gustó mucho, pero su padre les hizo marchar. Prometieron volver la semana siguiente. Así fue. Un incremento de tres/cuatro personas fue suficiente como para multiplicar la imagen del taller de GO antes las profesoras y otros niños de la escuela, que nos comentaban, no sin algo de compasión “Vaya, ahora sí que tenéis gente, ¿no?”

Otro día, se les anunció a los niños con gran pompa, que vendría uno de los mejores jugadores de GO españoles a ver cómo jugaban. Los niños pasaban de dos en dos a jugar contra Dimas Cabré, 3-dan, quien para ganarles tenía que capturar cinco piedras, mientras ellos tan sólo debían capturar una. Eso era para ellos lo nunca visto, ya que hasta con los monitores quien capturaba una piedra ganaba. Uno de los momentos más emotivos para los monitores fue ese día, en el que dos niños de siete años, jugando en equipo, lograron vencerle (con un poco de ayuda por su parte). La alegría de éstos al haber ganado, los saltos que pegaron, los abrazos que se dieron, son cosas que no tienen precio. Los niños quedaron impresionado con el juego del “gran maestro”, y han solicitado reiteradamente que vuelva a venir. Alguno ha reclamado venganza.

Después de unas semanas de goteo intermitente de nuevos jugadores, atraídos por el entusiasmo y el ambiente de las sesiones, o por las historias que debían oír, una maestra me invitó a explicarles a los alumnos de la clase 4º curso (9 años) cómo se juega al GO, a ver si así aún venían más niños a jugar.

Y así fue. Un jueves de marzo por la mañana fui a la biblioteca de la escuela, donde entraban los niños y niñas de 4º de diez en diez. Les explicaba en grupo las libertades, cómo capturar una piedra, cómo salvarla, y cómo capturar un grupo de dos piedras. Inmediatamente les puse a jugar al “come-come”, donde gana el primero que captura. Me sorprendió especialmente el interés con el que las niñas cogieron el juego; eso sí: nadie, sin excepción, quería volver a clase. Entre aquel jueves y el siguiente viernes, donde repetí la experiencia con los niños de 6º (11 años), hubo un notable incremento de asistentes a las sesiones de GO de los viernes.

En total hay ahora (abril 97) unos 25 niños de 6-11 años que acuden cada viernes, un tercio de los cuales son niñas. Un 75% están en la franja de 9-11 años.

Unos días antes de ir a la clase de 4º David y yo introdujimos a los niños el sistema de categorías. Empezamos hacia 42 kyu, para poder subirles de categoría con bastante frecuencia. Esto les motiva mucho. Además, cada vez que ganan a uno de los profesores suben una categoría automáticamente. Esto compensa el miedo que tienen algunos a perder contra ellos, y así se les puede ir enseñando personalmente.

Una actividad importante son los pequeños torneos, que usualmente se hacen a cinco rondas, con tres partidas al come-come. Más adelante se harán a GO de 9x9. Es increíble ver la competitividad y la seriedad con que se toman los torneos. Les motiva sobremanera el hecho de que se repartan medallas para el primer y segundo clasificado.

Ahora se está introduciendo poco a poco a los niños a jugar a GO. De hecho ya se había hecho antes del crecimiento del número de participantes, pero se tuvo que congelar la enseñanza dada la imposibilidad de estar pendiente de todos los niños. Además, es frecuente que algunos días haya un solo monitor para estar pendiente de más de veinte niños a la vez, lo que le convierte en una especie de policía. Debido pues, a la gran dispersión temporal con la que han ido apuntándose es muy difícil poder explicar cosas conjuntamente. Las técnicas pedagógicas empleadas son las explicadas en los manuales publicados por el centro cultural europeo de GO (EGCC). Pero se les enseña a contar el resultado de las partidas mediante el método de área (chino). La noción de territorio no se introduce directamente (sí indirectamente, al contar los puntos vacíos donde es imposible invadir). Se hace hincapié al enseñar a jugar a GO a no concentrar las piedras, a extenderse, no dejarse rodear por el enemigo e intentar rodear a éste, y evaluar si una piedra puede o no sobrevivir en territorio enemigo. Gana quien, cuando todo el tablero se ha llenado, ha capturado más piedras. Así de simple. Las nociones pedagógicas aquí expuestas están expuestas con más claridad en los manuales publicados por el EGCC, y que la Asociación Española de GO ha traducido al castellano y al catalán.

Quisiéramos animar a gente de otras ciudades a hacer lo mismo. No es tan difícil ni cuesta tanto. Sólo hay que disponer de unas dos horas a la semana. Es muy importante cuidar la imagen y saber vender el producto. La Asociación Española de GO dispone de artículos donde se exponen las virtudes pedagógicas del GO en niños de primaria. Es conveniente llevar propaganda, manuales, fotos de torneos, clubs, profesionales. Eso sí, no hay que esperar resultados inmediatos, ni al primer día ni al primer mes.

De momento esto es el principio. Para el curso que viene el club de GO de Barcelona “la Pedra” tiene previsto contactar con más escuelas de Sabadell y Barcelona. Se están preparando monitores disponibles para dar estos cursos. Además, una vez se disponga de más de una escuela, se quiere crear un club-academia, donde entrenar intensivamente a los que quieran jugar más de lo que hacen en la escuela. El objetivo a largo plazo es disponer de varios jugadore(a)s de 14-15 años de nivel dan.

Marc

bulma@valser.es
Make your own free website on Tripod.com